25/09/17 Viajes # ,

Lady Gaga no está en Barcelona

¿Qué haces cuando tienes un billete para ir a Barcelona y alojamiento en la ciudad y la razón de tu viaje desaparece? La respuesta es sencilla: aprovechar ese billete y ese alojamiento para recorrer de cabo a rabo la ciudad. Lady Gaga se vio obligada a cancelar su gira por cuestiones de salud (fibromialgia) y, como consecuencia, tuvimos que trazar un plan B.

Así, durante cuatro días, hemos podido ver el Barrio Gótico, hacer un tour por la obra de Gaudí y creerme experto del Modernismo, visitar el Parc Güell, morirme de miedo en un teleférico por culpa de mi vértigo, comer sin ton ni son.

También hemos podido experimentar qué se siente después de que una guagua te deje tirado en Zaragoza y se marche con tus pertenencias dentro. Pero eso, en mí, ya es algo más que normal.

Son muchas las veces que he visitado Barcelona, pero siempre ha sido en temporada fría y la lluvia y el frío no me han dejado disfrutar de ella como me habría gustado. Pero esta vez ha sido todo lo contrario. La ciudad me ha dado una tregua y he podido sacar fotos a todos los rincones que han llamado mi atención.

Barcelona, Lady Gaga, concierto, Gabriel Garcher, ciudad condal

Barcelona, Lady Gaga, concierto, Gabriel Garcher, ciudad condal

Barcelona, Lady Gaga, concierto, Gabriel Garcher, ciudad condal

Barcelona, Lady Gaga, concierto, Gabriel Garcher, ciudad condal

Barcelona, Lady Gaga, concierto, Gabriel Garcher, ciudad condal

Barcelona, Lady Gaga, concierto, Gabriel Garcher, ciudad condal

Barcelona, Lady Gaga, concierto, Gabriel Garcher, ciudad condal

Barcelona, Lady Gaga, concierto, Gabriel Garcher, ciudad condal

Barcelona, Lady Gaga, concierto, Gabriel Garcher, ciudad condal

Barcelona, Lady Gaga, concierto, Gabriel Garcher, ciudad condal

Barcelona, Lady Gaga, concierto, Gabriel Garcher, ciudad condal

Barcelona, Lady Gaga, concierto, Gabriel Garcher, ciudad condal

no responses
Lady Gaga no está en Barcelona
14/08/17 Viajes # , ,

Málaga y Cádiz: en busca del gazpacho

Después de cinco años en Madrid, éste está siendo mi primer verano en Madrid. Con ello, me he dado cuenta de dos cosas: la primera es que la capital se queda vacía en cuanto llega el calor; la segunda, que me duele más, es que echo de menos la playa más de lo que creía. Ya se sabe: nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Más o menos.

Por suerte, a principios de agosto me he ido una semana a Málaga y a Cádiz y he podido chapotear en el mar en un intento fallido de sentirme como Ariel. También he recuperado mi moreno innato, que ya lo había perdido después de un año sin pisar la playa, y eso me hace feliz. Ahora mismo parezco un trapo viejo, porque mi piel ha decidido pelarse sin parar, pero no pasa nada.

Quien me conoce sabe que prefiero los viajes culturales, pero llevaba tanto tiempo queriendo pisar el mar que me he olvidado de mis preferencias, especialmente cuando he descubierto las maravillosas playas que tiene Cádiz –Málaga no tanto-. Y así, además, tengo una excusa más para volver. La primera es querer comer gazpacho y salmorejo a todas horas.

Málaga, Cádiz, playa, mar, gazpacho andaluz, salmorejo, Andalucía, viaje

Málaga, Cádiz, playa, mar, gazpacho andaluz, salmorejo, Andalucía, viaje

Málaga, Cádiz, playa, mar, gazpacho andaluz, salmorejo, Andalucía, viaje

Málaga, Cádiz, playa, mar, gazpacho andaluz, salmorejo, Andalucía, viaje

Málaga, Cádiz, playa, mar, gazpacho andaluz, salmorejo, Andalucía, viaje

Málaga, Cádiz, playa, mar, gazpacho andaluz, salmorejo, Andalucía, viaje

Málaga, Cádiz, playa, mar, gazpacho andaluz, salmorejo, Andalucía, viaje

no responses
Málaga y Cádiz: en busca del gazpacho
02/03/17 Viajes # ,

Riviera Maya: amor a primera vista

Desde la depresión de mi cama, con fiebre y gripe, repaso cada momento vivido. Se repiten en mi mente todo el tiempo, una y otra vez, porque es la única forma de sobrevivir a esta tortura. No es bueno vivir en una burbuja idílica durante una semana para, después, darse de bruces con la realidad.

Nosotros. Diez personas de una misma clase, de diferentes grupos, pero con una ilusión común: viajar a Riviera Maya para celebrar el último año de carrera. Con nuestras maletas cargadas de ganas y mucha ropa veraniega, hace poco más de una semana dejamos el frío madrileño para adentrarnos en el paraíso mexicano.

Las expectativas eran altas. Cómo no iban a serlo, si sólo habíamos escuchado maravillas, si nuestras ganas eran desmesuradas, si estábamos ansiosos por tostarnos bajo el sol caribeño. Las expectativas eran altas y no defraudaron. Porque este viaje ha sido de todo, mucho, y siempre bueno.

El viaje a Riviera Maya ha sido sinónimo de comida, de cócteles, de fiesta, de sueño, de hablar de cuestiones escatológicas cada vez que ha sido posible, de escuchar reguetón hasta la saciedad, de reírnos, de conocernos en profundidad, de reencontrarnos, de juegos, de fotografías, de investigar, de frases que pasarán a la posterioridad… y yo sólo espero que éste sea el primero de muchos.

¡Viva México, cabrones!

 

 

2 responses
Riviera Maya: amor a primera vista
16/11/16 Viajes # , , ,

Londres: la noche eterna

Toda mi vida he querido ir a Londres, sin saber bien el motivo. De pequeño, decía que era la ciudad en la que, tarde o temprano, terminaría viviendo. No tenía una razón exacta, no cuando nunca había estado en ella; sólo había visto fotografías de personas que contaban maravillas de la ciudad inglesa. No tenía una razón suficiente, pero algo, muy dentro de mí, gritaba a voces que Londres era mi ciudad.

Hace cinco meses, en pleno caos tras el brexit, cogí un billete de avión con Álvaro y Sergio para ir a visitar a Alejandro, quien, en agosto, se iría a Reino Unido a aprender inglés a la vez que trabajaría de au pair. Todavía no se había ido y, sin embargo, yo ya estaba allí, deseando visitar la ciudad que debía conocer.

El viernes 11 de noviembre, llegó el gran día. Con las legañas aún pegadas y con más ganas que nunca, cogí la maleta y embarqué, destino a Londres, en un vuelo del que poco se puede hablar. La gran ventaja de viajar temprano: dos horas y media borradas por Morfeo entre voces de gente inquieta, llantos de bebés y movimientos de azafatos.

 

¿Cómo ha sido la experiencia?

Con el primer pie, nos tocó vivir un episodio digno de Black Mirror: grandes colas y reconocimientos faciales para entrar en el país. Lejos del miedo de la situación, un procedimiento sencillo, siempre y cuando no te llames Gabriel Garcher y no tengas la mala suerte de que el escáner no reconozca ni tu pasaporte ni tu cara; sobre mi mala suerte a la hora de viajar hablaremos en otro momento.

img_4273-side

Cinco días han sido suficientes para encontrar la respuesta a la pregunta que tantos años me he hecho: ¿por qué Londres? Si hubo una época en la que creí que mi devoción por la ciudad era fruto de opiniones ajenas, hoy, tantos años después, puedo decir por mí mismo que ese niño que tanto soñaba con visitar la ciudad que vio nacer The X Factor no se equivocaba.

Durante este viaje, he recorrido más kilómetros de los que jamás habría imaginado. Me he quejado del huso horario, de mi dolor de espalda, de la señalización en las carreteras, del horroroso tránsito de vehículos, de la gripe made in Spain, del sueño, de las ganas de comer.

Pero también me he reído, he disfrutado, he descubierto otra forma de vivir, he pasado por delante de los estudios de ITV, he estado frente al andén 9 3/4, he conocido a nuevas personas; he cumplido uno de mis grandes sueños.

Con todo, no borraría ni un solo momento de lo que he visto, oído y probado. ¿Cómo hacerlo cuando te has enamorado como nunca antes lo habías hecho? Volveremos a vernos, Londres.

Processed with VSCO with a6 preset

Processed with VSCO with a6 preset

Processed with VSCO with a6 preset

Processed with VSCO with a6 preset

Processed with VSCO with a6 preset

Processed with VSCO with a6 preset

Processed with VSCO with a6 preset

Processed with VSCO with a6 preset

Processed with VSCO with a6 preset

Processed with VSCO with a6 preset

Processed with VSCO with a6 preset

 

no responses
Londres: la noche eterna