24/04/17 Lifestyle # , ,

La llamada de Dios cuando no tienes vacaciones

Nada me gusta más que un fin de semana lleno de planes, y éste ha sido uno de ellos.

Aprovechando la visita de Núria, —todos la conocen como @nunurob—, hemos ido a ver La Llamadael musical de Javier Calvo y Javi Ambrossi. Lleva cuatro años en el Teatro Lara y yo, que siempre voy a mi ritmo, me había perdido esta joya. De verdad, qué maravilla. Casi dos horas de pura diversión en las que no paramos de reír. De ella saco mi nueva frase favorita: «Cuatro esquinitas tiene mi cama, cuatro chulazos que me acompañan».

También he tenido la oportunidad de ver, por segunda vez, Sin Vacaciones, la gran obra de mi amigo Juanmi Díez, y he vuelto a recordar por qué me gustó tanto. Además, esta nueva edición llega con canciones originales. Si quieres saber más sobre ella y, por qué no, aprovechar para ir a verla, sólo tienes que hacer click aquí. Por lo pronto, lee ya la sinopsis:

«Lara, Sonia y Marisel se han quedado sin vacaciones. La razón: no tienen ni un duro. No obstante, no se dan por vencidas. Están dispuestas a disfrutar de su merecido descanso aunque no haya playa, aunque se hayan quedado las tres solas en Madrid o aunque una de ellas aún no sepa que su amiga no está siendo del todo sincera».

Y, como no podía ser de otra forma, como siempre que nos vemos Núria y yo, ha habido tiempo para pasear y sacar fotos. A continuación, por si no tienes nada más interesante que hacer ahora mismo, tienes algunas de las fotos que me ha sacado en la fachada del Museo ABC de Dibujo e Ilustración, ésa que nadie ha visto en Instagram.

 

no responses
La llamada de Dios cuando no tienes vacaciones
27/03/17 Lifestyle # , ,

Barbie, más allá de la muñeca

De pequeño, me encantaba jugar con las muñecas de mi hermana. Por aquel entonces, utilizaba la excusa de que mis Action Man necesitaban novias, así que pasaba horas y horas jugando con los dos. Me gustaba salvar el mundo con ellos, pero también conseguir que Barbie estuviese perfecta para cada ocasión. Nunca llegué a pedir una para mí, pero creo que tampoco me habría importado hacerlo.

Barbie siempre ha sido sinónimo de belleza y moda; un icono fashion que ha viajado por todo el mundo, llegando a la mayor parte de los hogares para hacer felices a niños y niñas. Pero Barbie es más que una cara y un cuerpo; es mucho más. Y es lo que quiere demostrar Barbie, más allá de la muñeca, la exposición que, hasta el 2 de mayo, podrás encontrar en la Fundación Canal (Madrid).

La exposición cuenta con un total de 438 piezas de colección, que se distribuyen en ocho secciones temáticas que nos muestran la evolución de Barbie desde su nacimiento en 1959. Porque si algo caracteriza a esta famosa muñeca, es su capacidad de adaptación. Barbie nació como un icono de moda, una madre, pero las niñas de ahora quieren ser algo más, alguien más. Y así lo demuestra su lema, «I can be». Puedo ser: astronauta, doctora, policía, presidenta…

 

Curiosidad: el nacimiento de Barbie

Barbie nació en los años 50 gracias a Ruth Handler. Ésta, casada con el cofundador de Mattel, decidió crear una muñeca con características adultas, ya que su hija Bárbara se había cansado de las muñecas tradicionales y prefería jugar con recortes de actrices de la época. Así, en marzo de 1959, llegó Barbara Millicent Roberts, conocida a día de hoy como Barbie.

Si quieres descubrir más sobre esta exposición, sólo tienes que hacer click aquí.

no responses
Barbie, más allá de la muñeca
15/02/17 Lifestyle # , ,

Una tarde y un sorteo con John Smith

Me encantan los sorteos, demasiado. Es una obsesión loca, que se une a la de contestar encuestas aunque no tenga idea alguna sobre lo que se pregunta. Es ver uno y lanzarme como loco, como si no hubiese mañana. Y, ahora, porque la vida me sonríe, soy el encargado de sortear unas zapatillas bien bonitas gracias a John Smith. Si quieres participar, sólo tienes que seguirme en mi Instagram para descubrir cómo hacerlo.

Y, como los señores de John Smith son muy majos, me han regalado un par a mí también, así que esta tarde me he ido de paseo con mis zapatillas, porque me encanta estrenar cosas, y me he dicho: «Gabriel, no eres modelo, pero tú enséñale a la gente lo bonitas que son tus zapatillas y seguro que se animan a participar. Es tu primer sorteo, Gabriel, tienes que hacerlo bien». La conversación no ha sido exactamente así, pero la idea es la misma. Éste es el resultado:

Nota aclaratoria: odio salir en fotos, porque soy el ser menos fotogénico del mundo, y de verdad. Por eso no se me ve la cara, porque no soy una persona normal, pero prometo aprender. Al menos, intentarlo.

Fotos: Sergio Barreda

 

no responses
Una tarde y un sorteo con John Smith
29/01/17 Lifestyle # , ,

Gracias, La Oreja de Van Gogh

Habían pasado 11 años desde la última vez que los había visto. Ni siquiera había llegado Leire por aquel entonces. Fue en 2006 y, tras tantas nuevas canciones, las ganas de disfrutar en directo eran desmedidas.

Al comienzo de la noche, la tristeza invadía mi cuerpo. Nos habían hecho tirar la comida antes de entrar en La Riviera —por favor, que llevaba un maravilloso bocadillo de aguacate y atún—y me habían obligado a dejar la cámara de fotos en el guardarropa, por lo que mi intención de sacar fotos decentes se fue en un abrir y cerrar de ojos.

Pero la vida aprieta y no ahoga, así que me bendijo con una cerveza bien fresca que sirvió de aperitivo para lo que estaba por venir, el gran plato fuerte: dos fantásticas horas con lo mejor de La Oreja de Van Gogh. Y así fue.

Habían pasado 11 años desde la última vez, pero el grupo de San Sebastián no defraudó. La noche comenzó con Estoy contigo, la canción de su último disco, «El Planeta Imaginario», sobre el Alzheimer. Ésta dio paso a otras como Diciembre («El Planeta Imaginario»), 20 de enero («Lo que te conté mientras te hacías la dormida»), El último vals («A las cinco en el Astoria»), El 28 («Dile al Sol)» o La playa («El viaje de Copperpot»).

Completaron la lista de canciones otras muy conocidas por el público: Cuídate, El primer día del resto de mi vida, María, Europa VII, Verano, Esa chica, Pálida Luna, Camino de tu corazón, Cuando menos lo merezca, Cuídate, París, Muñeca de trapo, Mi vida sin ti, Rosas, Deseos de cosas imposibles; canciones que hicieron bailar y saltar a todos los allí presentes.

Pero si hubo dos canciones que lograron evadirnos de todo lo que existía fuera de la sala, fueron, sin duda alguna, Jueves, en honor a las víctimas del 11M, y No vales más que yosobre la violencia de género. El público se mantuvo calmado, pedían silencio para dos canciones que han calado hondo, no sólo por el mensaje, sino por la fragilidad que muestra Leire cada vez que se enfrenta a ellas. «Ni una más», dijo al acabar, y el público aplaudió hasta quedarse sin aliento.

Oirás lo que siempre le dice la Luna al cobarde del Sol:
que tú no vales más que yo

El viernes tuve la oportunidad de disfrutar como hacía tiempo no lo hacía gracias al que, desde siempre, ha sido mi grupo favorito. Y, una vez más, me demostraron por qué lo es. Gracias por tantos años.

no responses
Gracias, La Oreja de Van Gogh
11/01/17 Lifestyle # , , , ,

«El chico de los limones (que se pudran las medias naranjas)»

A comienzos del 2012, mientras estudiaba 2º de bachiller de Ciencias Tecnológicas, me di cuenta de que mi verdadera vocación era ser escritor. Imaginaba el futuro y era la única profesión con la que sentía que podía ser feliz.

A principios del 2015, después de poner fin a una época de mi vida en la que me había hecho bastante daño, tuve la necesidad de dejar ir todo aquello que había hecho de mí una versión que poco se correspondía con la realidad. Y lo hice escribiendo, de la manera que había encontrado para, en parte, curarme; en otras ocasiones, para autodestruirme.

Un sinfín de pensamientos y sentimientos llegaron en forma de palabras rimadas, un fiel reflejo de la persona que había sido o, quizás, era sin darme cuenta. Hablaban del dolor, de la rabia, de la tristeza, de la desesperación. Pero también del placer, de la ilusión, de la inocencia, de la nostalgia, del amor propio. Eran palabras agridulces, un 50-50 que luchaba constantemente. Eran, en mayor o menor medida, yo.

Así, nacieron 40 poemas que hablaban de cuatro pilares: amor, sexo, ruptura y despedida; una historia cíclica de lo que había sido mi vida en los últimos años. Había conocido el amor más dulce e inocente para darme cuenta de que, al final, nada era como esperaba. Nadie iba a venir a salvarme.

Después de muchas reformulaciones y quebraderos de cabeza, el 27 de junio, día de mi cumpleaños, nació El chico de los limones (que se pudran las medias naranjas), un libro que ha conseguido destrozarme y, a la vez, reconstruirme. Allí estaba; ya era una realidad, y ahora sólo debía encontrar un voto de confianza.

A finales de agosto de 2016, presenté el proyecto para recibir una beca que organizaba Bifrutas. La idea era conseguir dinero con el que poder presentar mi libro ante una editorial de autoedición. No obstante, salieron los ganadores del primer mes y mi nombre no figuraba en la lista. Lo había intentado, pero no había sido posible.

Sin embargo, quizás por azar o porque así estaba predeterminado, hace tres semanas recibí un correo de Bifrutas en el que se anunciaba que había sido elegido ganador del mes de diciembre. Había ganado 1.500 euros para cumplir uno de mis sueños: publicar mi primer libro.

Hoy, 11 de enero de 2017, cuando llevamos poco más de una semana de año, tengo el enorme placer de comunicar, y lo digo lleno de nervios y a punto de gritar, que El chico de los limones (que se pudran las medias naranjas) es más real que nunca.

Muchísimas gracias a todos por el apoyo. Esto no ha hecho más que comenzar.

4 responses
«El chico de los limones (que se pudran las medias naranjas)»
23/12/16 Lifestyle # , ,

Las 25 canciones que han marcado mi 2016

Se acaba 2016 y, con este final, llegan las infinitas listas de nuestros propósitos para el próximo año, los mejores momentos que hemos vivido durante los últimos 365 días, las personas que han llegado y las que se han ido… y, sobre todo, la favorita de muchos: las canciones que, por un motivo u otro, han supuesto un «algo más» en sus vidas.

En este capítulo, el tercero, traigo las 25 canciones que, por un motivo u otro, han sido esenciales en mi 2016: imprescindibles para escribir, para llorar, para salir de fiesta, para (intentar) cantar en la ducha, para bailar en mi habitación, para beber… En definitiva, para mi vida.

no responses
Las 25 canciones que han marcado mi 2016